La consulta terapéutica.

Desde la segunda mitad del siglo XX, tomando como referencia ineludible a la Astrología como método de exploración de la conciencia,  se viene desarrollando la aplicación práctica de este conocimiento, utilizándolo como método diagnóstico en combinación con otros procedimientos terapéuticos. En mi caso, combinándola con los saberes y técnicas de la terapia floral. Esta maravillosa combinación de diagnosis  y  terapéutica se constituye en  una poderosísima  alternativa para encarar todo proceso de sanación en los niveles físico, psicológico y emocional.

La carta natal puede ser vista como un manual de la propia historia personal del paciente, donde se pueden rastrear todas y cada una de las circunstancias de la vida del individuo, desde su concepción, embarazo, nacimiento, infancia, adolescencia, juventud, y todos aquellos factores de vital importancia a la hora de configurar nuestra realidad psíquica como son los vínculos con los padres y la familia en general.

Este cúmulo de información específica es de gran importancia a la hora de conocer al paciente y de desentrañar el intrincado diseño sus padecimientos. Propiciando un acercamiento mucho más real, efectivo, y directo a las causas de sus sufrimientos. Y mejorando sustancialmente la comprensión del cuadro y por ende su acercamiento terapéutico.

En que consiste la consulta?

La consulta terapéutica es de corte psicológica y se desarrolla a través del diálogo verbal, en sesiones regulares (semanales o quincenales, según las necesidades de la persona) de 55 minutos de duración. Al cabo de la cual el paciente recibe una fórmula floral con las esencias florales que consideramos necesarias para su estado particular. 

Se utiliza en todo momento la observación de la carta natal y demás mapas astrológicos que se consideren oportunos, como fuente de información de los procesos energéticos y psicológicos del paciente.                                                                                                                                         


Qué tipo de padecimientos podemos tratar en la terapia?


Su campo de acción es amplísimo, comprendiendo todo tipo de sufrimientos emocionales tales como: ansiedad, miedos, problemas de autoestima, problemas afectivos en relaciones de pareja, soledad,

agresividad, dificultades de aprendizaje, y un largo etc. Así mismo los padecimientos de índole físico, pueden encontrar alivio a través del trabajo emocional sobre las emociones asociadas que se expresan en dichos síntomas físicos. La terapia floral tiene una larga experiencia en el tratamientos de problemas de infertilidad, dolencias de la piel, cefaleas, insomnio, dolores articulares, dolencias del aparato digestivo, alergias, etc.